logo-preload

Preguntas Frecuentes

Para colocar cantidades de bloques con un cubrimiento menor a 5 m2 se pueden utilizar este tipo de productos, sobretodo para remodelaciones. Es recomendable ya que se evita la compra excesiva de cemento y arena que no serán utilizados.

Como regla de construcción, las columnas no deben pasar de 3 o 3,5 metros de distancia entre sí; y las vigas superiores (de amarre o de carga) deben hacerse a alturas no mayores de entre 2,60 y 3 metros. Si la pared es de bloques de 15, se pueden considerar las distancias extremas de los intervalos indicados. Una pared muy larga o muy alta, o ambas, sin elementos de concreto que la amarren y rigidicen, puede caerse.

El mortero se prepara con un agregado arenoso bien tamizado, sin grumos ni partículas grandes, y la mezcla es rica en cemento. Se podría aplicar un mortero que, al comprimirlo entre bloques, alcance medio cm como mínimo. De cualquier manera, aplicar mortero es una actividad “sucia” y con bastante desperdicio, así que, inevitablemente, se va a perder material. Quizás una capa más delgada de mortero rico en cemento sea más susceptible a sufrir de grietas, por lo que habría que mojar la pared a modo de “curado”. Al mortero delgado se le podría añadir un aditivo químico que le dé mayor elasticidad, con el fin de evitar grietas. Esos aditivos generalmente son caros, pero para morteros rinden mucho (poco volumen de aditivo por m3 de mortero).

Al no comprar el medio bloque, el albañil se verá obligado a romper con la cuchara bloques enteros de una forma irregular e incluso, tendrían que colocar recortes de bloques en forma perpendicular, generando, de esta manera, puentes térmicos en la estructura de la pared. En ambos casos, se produce un desperdicio en la obra y un gasto adicional de mortero.

-Preservar las propiedades fisicoquímicas de las fachadas.

-Retirar las manchas.

-Resaltar el color natural de las fachadas.

-Disminuir las manchas presentadas por el uso de productos no apropiados durante el lavado.

Pueden deberse a diferentes razones:

-Los componentes de la materia prima, los cuales reaccionan químicamente ante el calor durante la cocción. Algunos de estos componentes son no deseados para el proceso de manufactura alfarera, sin embargo, están inevitablemente presente en las arcillas locales.

-Absorción de agentes contaminantes al colocar la pieza sobre suelos salinos, como cenizas, desechos orgánicos e inorgánicos.

-Por un mal manejo de los aditivos en el lavado.

-Por la humedad.

Las tejas, por sí solas, no garantizan la estanqueidad de la cubierta, por lo que es necesario disponer de una barrera impermeable para recibir las aguas que eventualmente se filtren.

Se puede considerar una pendiente mínima de 12°.

La teja puede instalarse de dos maneras: Sobre carillón de madera o sobre una malla electrosoldada. En el primer caso, la teja puede ser clavada o atornillada sobre el carillón. En el segundo caso, la teja puede ser amarrada o fijada con mortero. En ambos casos, la instalación ocurre sobre una superficie previamente impermeabilizada por un producto que garantice el óptimo funcionamiento del sistema.

Una vez cocidos, los bloques de arcilla pasan a ser cerámica, la cual absorbe, en cierto grado, el agua de manera natural. Los bloques se deben mojar antes de frisarse con el fin de reducir la succión natural que tiene la cerámica, de lo contrario, estos absorberán el agua presente en la mezcla de mortero, alterando el fragüe y reduciendo la adherencia.

Los bloques Alfasur tienen un alto grado de planeidad, lo cual minimiza el espesor de la mampostería a no más de 1 cm, generando un ahorro significativo del mortero requerido para el friso.

La norma COVENIN venezolana. Para cada producto existe una norma específica, la cual se supera ampliamente.

El transporte incluye el traslado desde la planta hasta el lugar de despacho y la descarga manual ,en caso que se trate de una entrega a granel. Se entiende que el camión sólo accede hasta el área dónde puede circular sin accidentarse ni causar daños a cosas o personas. La descarga sólo incluye la bajada del material del camión al piso y no la colocación del material en otro lugar.

Existen dos condiciones: empaletado y a granel. El empaletado consiste en la entrega del material cargado en estibas de madera plastificadas. Se necesita que la entrega sea por la capacidad total de carga del vehículo y que el cliente disponga de un montacargas para descargar las estibas. Estas no están incluidas en el precio de venta de los productos, por lo que deben regresarse o, en su defecto, ser canceladas. En la condición a granel, la entrega se realiza manipulando el producto desde el camión hasta el lugar de la descarga. También se permite retirar el material directamente de la planta.

Sí, asumiendo un aumento en el precio del transporte. El descargue es por cuenta del cliente en el país en cuestión.

Para despachos fuera del estado Zulia recomendamos a los clientes contactar directamente a un distribuidor autorizado de la zona. Se puede comunicar con nosotros a través de la sección “Contacto” en el menú superior de nuestra página web, bien sea por teléfono o por correo electrónico, y nosotros le suministraremos la información requerida.

La empresa no posee transporte propio pero sí una flota de transportistas afiliados que realizan los fletes según un tabulador establecido. El cliente puede, a elección, contratarlos o traer su propio transporte. Puede consultar con nuestro personal de despacho el valor de los fletes según el peso de la carga y el destino. El flete puede ser incluido en la factura de Alfasur o pagado directamente al transportista.

Normalmente, el retiro de la mercancía tiene que ser inmediato, en caso particular se podrá esperar un plazo máximo de 15 días.

El día de despacho es fijado por el encargado de despachos según la programación de entrega prevista para la semana. El transportista del cliente deberá presentar la cancelación de la compra y una autorización dónde se indique el nombre de quien retira, número de identificación, productos comprados, cantidades de cada producto y las placas de los vehículos.

Se puede pagar por transferencia o depósito bancario y por cheques (en este caso, no se despachará el material hasta que el cheque haya sido cobrado).

La cantidad mínima de bloques por compra es de 1.000 bloques.

Los productos se encuentran clasificados en la sección “Productos” de nuestra página web según su función. Por ejemplo, las tejas se consideran como cubrimiento, los bloques como cerramientos de pared, las tablillas y bloque de ventilación son piezas decorativas, y así sucede con el resto de los productos.

Tiene dos tipos de acabado: el natural, que presenta los surcos típicos de las piezas de arcilla, y el de cara lisa, el cual se puede barnizar, obteniéndose un acabado uniforme y limpio. El tabelón de cara lisa es comúnmente utilizado para techos sin frisar, en donde las vigas son pintadas con un esmalte especial.

No está destinada a ese fin, pero algunos clientes lo utilizan igualmente como pieza de ventilación.

Se deben medir los metros cuadrados de pared o cubierta, restando ventanas y puertas, y multiplicar por el cubrimiento de cada pieza. Esta información se encuentra en las fichas técnicas de cada producto en nuestra página web.

Para la Teja tipo Canal grande, el cubrimiento es de 33 piezas por m2, para la pequeña 16. Para la Teja Cuadrada grande, el cubrimiento es de 30 piezas por m2 y para la pequeña 16; y para la Teja Caribe, el cubrimiento es de 11 piezas por m2.

Las medidas, así como el resto de las especificaciones de cada producto, se encuentran en las fichas técnicas de los mismos. Las puede encontrar en nuestra página web en la sección de “Productos” y tiene la opción de descargar las fichas técnicas de los productos que desee. Toda esta información también está disponible en el catálogo digital, al cual puede acceder a través de nuestro menú superior.